Hay estudios que demuestran que las mujeres que toman Ácido Fólico antes del embarazo y después, durante los primeros meses, reducen el riesgo de tener bebés con defectos de nacimiento en el cerebro y la médula espinal.

También se toma, para prevenir y ayudar a controlar la caída del pelo, fortalecer las uñas y contra el envejecimiento